Follow by Email

lunes, 14 de mayo de 2012

12M # 15M... Continuará....

Ayer 13 de mayo tuvo lugar en la Plaza de la Aurora una charla debate, sobre cooperativismo social, autoempleo, eco-sostenibilidad y decrecimiento, autogestión alimentaria, energética, sanitaria...


Hablaremos sobre las alternativas que ya están en marcha de diferentes maneras en muchos núcleos cercanos, y de que manera hay que progresar localmente en este sentido.

Seguiremos debatiendo en la plaza las tardes del 14 y 15. Seguimos trabajando para construir un mundo mejor y más justo. Estáis todos invitados a expresar vuestras sugerencias. Entre todos podemos. Os esperamos.
 

          

4 comentarios:

  1. Existen tres rasgos caracterizadores de la dinámica social:
    El primero, constata que las desigualdades sociales están aumentando; el segundo, coincide en que este aumento se encuentra relacionado con el predominio político de enfoques poco sensibles a la solidaridad social; y el tercero, entiende que dicha dinámica se encuentra enraizada en la lógica de los nuevos modelos productivos emergentes.

    Estamos en el inicio de una fase en la que la productividad del capital crece sin trabajo. En la era global rige que cada vez hay más trabajo y más barato y el capital resulta cada vez más escaso y más caro. Por ello, las rentas decrecientes del trabajo y las rentas crecientes del capital generan una ruptura entre el mundo de los ricos y los pobres. Buena parte de los estudios sobre la exclusión social ponen el acento en la “exclusión del empleo” como elemento fundamental relacionado con las demás manifestaciones de carencia en vivienda, educación, calidad de vida, etc.

    La precarización del empleo está relacionada con algunas de las principales tendencias de la sociedad actual. La creciente complejidad y tecnologización de los sistemas productivos está generando una segmentación muy acusada de las necesidades de fuerzas de trabajo. En primer lugar, se requiere un personal altamente cualificado y preparado para la realización de tareas en diseño, programación, informática, etc. En segundo lugar, se requiere empleados fácilmente intercambiables y sustituibles que no precisan grandes cualificaciones y cuyas tareas pueden ser realizadas por robots y sistemas automáticos de trabajo. Lógicamente, el diferente grado de necesidad funcional de estos dos tipos de empleados da lugar a oportunidades laborales y a niveles salariales bastante diferentes entre sí. Según Manuel Castells, la desigualdad y la polarización están prescritas en las dinámicas del capitalismo informacional y ahí prevalecerán; la consecuencia final es la exclusión social de un grupo de individuos desechados y cuyo valor como trabajadores o consumidores se ha agotado y de cuya importancia como personas se prescinde.

    Por lo tanto, estamos ante un riesgo de cristalización de sociedades crecientemente dualizadas y polarizadas, y ante la paradoja de una evolución social en la que se abre una gran brecha entre nuestro sobredesarrollo tecnológico y nuestro subdesarrollo social.

    ResponderEliminar
  2. El grado óptimo de libertad alcanzable es aquel que se puede lograr entre ciudadanos que sean los más iguales entre sí. Es mucho lo que se puede progresar en este grado

    de libertad e igualdad, en nuestras sociedades; ya que en las democracias avanzadas pueden adoptarse medidas que conduzcan a niveles mayores de igualdad entre los ciudadanos, con garantías que permitan lograr una igualdad real en
    el disfrute de derechos y una equiparación razonable de niveles de vida; así como de una efectiva igualdad de oportunidades educativas, posibilidades laborales y una optimización general de las perspectivas vitales. En este sentido; la libertad práctica, a la que debe aspirarse en una democracia madura, es una libertad entre seres razonablemente iguales, tanto cultural como socialmente. La exclusión y la dualización social, se corresponden con la exclusión política y la dualización ciudadana; ya que las riquezas y el poder tienden a concentrarse en pocas manos, esto suscita riesgos de declive democrático y de mermas en la condición ciudadana.

    El curso del progreso político y social está sufriendo una regresión que genera problemas de articulación social y de funcionalidad económica y política donde las influyentes esferas del poder establecido intentan que queden oscurecidos y minimizados ante la opinión pública; todo ello genera una espiral desigualitaria que se ve taponada por la manipulación de las estadísticas en el empleo, rentas y bienestar social. Pero, los esfuerzos de control de la difusión de los análisis no pueden impedir que un número creciente de libros e informes anuncien el curso regresivo de evolución de nuestras sociedades en muchos aspectos. Los indicadores de desigualdad internacional que ofrecen los informes sobre Desarrollo Humano de la ONU, se corresponden con datos que muestran un aumento de las desigualdades de renta. En España, casi el 20% de la población tiene ingresos por debajo del nivel de pobreza, mientras los casos de exclusión social tienden a aumentar. Las políticas económicas y fiscales regresivas generan que muchos sectores de población se vean afectados por una merma en sus niveles de vida; puesto que la carga fiscal afecta en mayor grado sobre los impuestos indirectos y sobre las rentas más bajas. Es evidente que, en la actualidad, nos encontramos ante una dinámica de precarización socio-laboral que conduce a un aumento de la exclusión social; además de que los gastos sociales tienden a decaer año tras año.

    ResponderEliminar
  3. Todos estos problemas generan una dualización social y fracturas políticas, que se reflejan en las desigualdades y la exclusión social que son graves problemas que afectan a muchas sociedades desarrolladas; pero a nivel internacional la situación es mucho peor. Un caso extremo de desigualdad se relaciona con las condiciones de hambre y desnutrición que afectan a 842 millones de seres humanos; mientras que en los países desarrollados, sobran alimentos y aumentan los casos de obesidad. Las muertes por hambre, la pobreza extrema y la mortandad por SIDA y otras enfermedades resultan agraviantes en un mundo con suficientes medios de información, una medicina avanzada y unos medios técnicos que permitirían atajar el problema del hambre y afrontar con eficacia las enfermedades y epidemias. Lo más indigno de todo esto es que, para mantener los niveles de consumo de una pequeña parte de la población, es necesario que persista una estructura social bastante desigüalitaria, y esta situación seguirá persistiendo, si es que los sistemas políticos no se dirigen a lograr más participación, más distribución y más progreso social. Para avanzar en el desarrollo del sistema socio-político y en la conquista de nuevos estadios de progreso para la humanidad es preciso entender que la democracia no es un proceso cerrado y concluido. El objetivo de armonizar y ajustar los ideales de libertad y de igualdad, que en el fondo es el gran reto de la democracia, es un asunto práctico que se conecta con las experiencias de seres humanos que padecen los efectos de las desigualdades y la precarización. Para ello, se necesita corregir la actual deriva desigualitaria con reformas políticas para restablecer las condiciones de una ciudadanía igual en derechos y oportunidades en las coordenadas socio-económicas. Para avanzar con las debidas garantías es imprescindible que exista una ciudadanía activa y verdaderamente libre, que no se encuentre impedida por graves límites o carencias económicas y laborales. Por lo tanto, resulta necesario caminar hacia el establecimiento de las condiciones jurídicas, políticas y socioeconómicas que afiancen también la noción de una ciudadanía económica, como una etapa adicional a las tres que refirió Marshall.

    ResponderEliminar
  4. El problema es que muchos individuos que pueden ser ubicados en las infraclases no han desarrollado una conciencia viva, de la verdadera naturaleza de su situación social y económica y de los horizontes que se presentan.
    La aparición de una conciencia social concordante con las nuevas realidades, se ha bloqueado por factores de amortiguación del conflicto que impiden comprender y definir la situa
    ción social.

    Las modificaciones globales del mercado de trabajo y la precarización afectan a las familias de clases medias, cuyos hijos tienden a sufrir una movilidad social descendente.↓ Algunas personas se encuentran con peores horizontes de movilidad social y se encuentran sumergidas en un callejón sin salida, que no permite explicar si es un accidente temporal o limitado. En cuanto a la trayectoria de las infraclases, las posibilidades de perfilarse y de actuar como una verdadera clase social pueden ser muy distintas, en función de cuáles sean las orientaciones estratégicas que sigan los principales grupos y clases sociales que se han encontrado en el pasado en posiciones de postergación o subordinación.

    De todas maneras, lo que suceda en el ámbito de las estrategias políticas y sindicales será un elemento determinante para la orientación de las imágenes que las infraclases se formen sobre la estructura social, sobre su autoubicación en esa estructura y sobre los sentimientos de identidad con otras clases y grupos sociales.

    En suma, parece que la evolución de los sistemas de estratificación social en las sociedades tecnológicas obliga a una revisión de algunas concepciones en las que se basaban los análisis sobre la realidad de las clases sociales, en el ciclo histórico de la sociedad industrial. En el caso de las infraclases se ha podido comprobar que existen dificultades para que se pueda hablar de una plena cristalización de una posición de clase en términos de una conciencia social específica y de alineamientos políticos concretos. Pero, es razonable pensar que todo grupo social homogéneo que padezca situaciones estructurales de dependencia o subordinación social, desarrolle un cierto grado de identidad concordante con la naturaleza de sus intereses y necesidades. Sin embargo, las infraclases tienden a ser heterogéneas y debido a que su condición es periférica al sistema de producción establecido, se encuentran bastante dispersas; por ello, no cuentan con un campo acotado para el despliegue de una acción colectiva conectada a la defensa de sus intereses y a la expresión colectiva de sus demandas sociales.

    Este carácter disperso y heterogéneo y la carencia de aglutinantes políticos precisos, puede generar formas de conflicto más difusas y fragmentadas, en forma de motines, okupaciones, explosiones de conflictos étnicos y raciales, etc. En cuanto al concepto de infraclases, la expresión en sí misma es poco atractiva; se trata más bien de un contra concepto que se define y se entiende en un sentido negativo; es una construcción analítica que no motiva identificaciones propias. En conclusión, la noción de infraclases debe ser entendida básicamente como un referente analítico, quizás transitorio, para entender lo que está ocurriendo en ciertas esferas de nuestras sociedades.

    ResponderEliminar